Tras un gran primer cuarto, la zona se le atragantó al Alza Basket Azuqueca

El partido comenzó muy frio, tanto como el que hacía en el polideportivo del barrio de Los Pintores, donde se echaba de menos algo más que un abrigo, a pesar de que el ambiente carnavalero hacía presagiar una buena tarde de baloncesto en directo.

Primer cuarto

Tras una serie de imprecisiones y cuando la maquinaria visitante parecía estar perfectamente engranada, y la local dejaba ver algunos fallos de coordinación, los azudenses con un Carlos Gómez en estado de gracia, con 7 puntos consecutivos, lograban a los 5 minutos irse de 6 en el marcador, 8-15. Para ese entonces ya había comenzado a hacerse notar también la dupla Balmon-García Galán, el primero asistiendo y el segundo convirtiendo, así llegamos al final del cuarto con un 12-24 que hacía prometérselas muy felices a la expedición azudense, que en esta ocasión, estaba acompañada por varios aficionados que se desplazaron hasta Villarobledo.

Segundo cuarto

En el inicio del segundo cuarto se notó la gran reprimenda que Boris Baldibre echó a sus chicos tras acabar el primer cuarto, y que hizo que estos salieran mucho más acertados y a los cinco minutos el parcial ya era 8-2, para el 20-24 en el marcador. Aún así los de Berzosa aguantaron el tipo, aunque para esos entonces ya se había visto que no era la noche de Capel, que erró los tres tiros desde más allá de 6,75m que hizo en este cuarto, Diop en el interior y Jofresa en el exterior, empezaban a campara su sus anchas. A la fiesta se unían también Molina y Wilkins. Mientras, por parte visitante, solo mantenían el tipo, un Carlos Garcia anotador y un asistente y también matador, con algunos lanzamientos, Jose María Balmón. Al final del cuarto, y tras haberse intercambiado las ventajas en el marcador, se llegaba con un 33-35 para los visitantes.

Tercer cuarto

Los que llevamos mucho tiempo siguiendo al Alza Basket Azuqueca, sabemos que el tercer cuarto nos hace ganar o perder partidos, y esta vez no iba a ser menos. Con un Diop destrozando el aro rival (25 puntos), un Jofresa con demasiada permisividad arbitral a la hora de manejar el balón y un Molina enrachado en el tiro, se empezaban a abrir las distancias en el ataque local, y empezaba el atasco en el ataque visitante. Los de Baldibrea se pusieron en zona, y a los azudenses se les pagaron las luces, en ataque (7 puntos en este cuarto), y en defensa (22 puntos recibidos). Berzosa no dio con la tecla con los cambios realizados y el cuarto terminaba con el mencionado 22-7, para un 55-42 en el computo general.

Cuarto Cuarto

Para entonces la fiesta carnavalera en Los Pintores ya estaba en marcha, con una atronadora megafonía (demasiado usada a nuestro gusto en un partido de baloncesto). Diop, Estevez y compañía irrumpían a sus anchas por la zona azudense como cuchillo en mantequilla, sin que nadie lograra pararlos, y ante la impotencia de ver que un partido, que empezábamos muy centrados, se nos iba de aquella manera. Solo un Jackson Capel muy desdibujado durante el resto del partido, consiguió darnos un poco de luz con dos tripletes consecutivos que ponían el 62-56 en el marcador, pero hasta ahí la historia azudense en el partido, que en los últimos minutos se dedicó a defender más que a atacar, y que no tuvo su día en el tiro exterior. Al final 76-60, que gracias al resto de resultados dejaban a los de la Vega en la novena posición, la misma que ocupaban antes de viajar a Villarobledo.

No jugó Murray por parte azudense, que sigue con su rotura, y si lo hizo Yahya con una máscara protectora para su nariz.

Los azudenses jugaron por primera vez de negro en toda la temporada, estrenando su segunda equipación.

« | »